El BCE urge a la banca a reducir los morosos para ser más rentables.

En su conferencia de prensa anual, la presidenta del Consejo de Supervisión del BCE, Danièle Nouy, afirmó que las entidades financieras de la región se han vuelto más resistentes ante las condiciones adversas y han aumentado su rentabilidad, aunque desde unos niveles muy bajos, informa Efe.

El BCE urge a los bancos de la eurozona a “aprovechar los buenos tiempos” para reducir los créditos morosos, cuyo número es todavía “importante”, así como a buscar formas de aumentar su rentabilidad en un entorno de tipos cero.

Según la presidenta del Consejo de Supervisión del BCE, Danièle Nouy, en el tercer trimestre de 2017 los créditos morosos o con escasas garantías de pago (NPLs) alcanzaban aún la suma de 760.000 millones de euros.

Este tipo de préstamos reducen los beneficios, distraen recursos que podrían destinarse a un uso más productivo e impiden a los bancos “financiar la economía real”. “También crean incertidumbre, lo que indirectamente puede afectar a los bancos más fuertes”, afirmó, e insistió en que las entidades deben aprovechar “los buenos tiempos” actuales para disminuirlos.

El Economista